Entrevista a BRAIS NOVOA, premio Musika Bulegoa 2021 “Es emocionante sentir el reconocimiento de personas que se dedican a la música desde distintos enfoques y disciplinas”

El año pasado fuiste premiado. ¿Qué supone para usted recibir un premio como éste?

Cuando me comunicaron la recepción de este premio lo recibí con gran sorpresa y alegría. Es siempre emocionante sentir el reconocimiento de personas que se dedican a la música desde distintos enfoques y disciplinas, como es el caso del jurado que otorga estos premios.

También sentí una especial alegría por la obra premiada, “Madera Quemada”. Es una pieza para guitarra solista y electrónica. Desde hace un tiempo estoy centrado en la composición de obras en las que conviven instrumentos acústicos con instrumentos y procedimientos electroacústicos, tanto electrónica en vivo como ejecución sincronizada de pistas de audio con material electroacústico pregrabado y la interpretación instrumental en directo. Recibir este premio en una obra así supone también un espaldarazo en esta dirección creativa en la que me encuentro inmerso desde hace tiempo. Aunque sin, por supuesto, renunciar a la composición instrumental, la inclusión de elementos electroacústicos y/o audiovisuales junto a instrumentos y agrupaciones instrumentales en obras de concierto es una vía en la que quiero seguir indagando y trabajando.

Usted es compositor. ¿Cómo se definiría como compositor?

Imagino que esta pregunta pretende que refiera al estilo compositivo con la que más me identifico.

Aunque no soy muy amigo de las etiquetas, atendiendo a este enfoque yo me definiría como compositor de Música Contemporánea, entendida ésta como la corriente de composición actual que proviene históricamente de la tradición compositiva occidental del Siglo XX y de la Música Clásica, ensañada en conservatorios y universidades y divulgada por agrupaciones musicales como orquestas, grupos de cámara y solistas especializados, junto a instituciones interdisciplinares cómo los teatros de ópera y ballet y/o danza contemporánea.

A esto añadiría también el acercamiento paulatino que desde hace unos años he realizado en torno a corrientes experimentales de la música electrónica (Ambient, ruidísmo, IDM, electrónica progresiva, etc.) y videoarte para desde su estudio y análisis emplear elementos de estas corrientes en la música contemporánea de concierto actual.

No es lo mismo crear música para tocarla tú mismo o crear música que sea interpretada por otro. ¿Qué sientes cuando alguien más toca tu música?

La composición musical para instrumentos ajenos al que uno ha estudiado y, por supuesto, la posibilidad de componer para agrupaciones musicales integradas por varios músicos e instrumentos diferentes es sin duda una de las cuestiones más interesantes del trabajo de un compositor. A través de la combinación de distintos instrumentos podemos no solo disfrutar de los timbres de cada uno de ellos, sino de nuevos timbres resultantes de dichas combinaciones. Componer para distintos instrumentos en una misma obra supone en cierto sentido tener la posibilidad de crear nuevos mundos sonoros, una suerte de meta-instrumentos derivados de la combinación de los timbres de cada uno de ellos.

Por otro lado, está el hecho de que otra persona o personas toquen la música que compongo. Es algo que genera una enorme gratitud hacia el intérprete que pasa su tiempo indagando en aquello que he escrito. Debo admitir que en estos últimos años he sido realmente afortunado con todos los intérpretes con los que he podido trabajar por el interés y esfuerzo que siempre han puesto en aquello que escribía para ellos. Y también es muy interesante el aprendizaje que se obtiene del trabajo con los intérpretes. Y no solo a nivel técnico del instrumento que dominan (que también), sino que escuchar, entender y debatir la forma en que entienden lo que he propongo musicalmente es algo que enriquece profundamente mi bagaje creativo como compositor.

Tus creaciones ¿son fruto de mucho trabajo o fruto de la inspiración?

Creo que ambas, en cierto sentido. De todos modos, para mí la inspiración es la forma de definir una suerte de procesos de ensayo y error que se da durante el proceso creativo. Ese día en que al fin “aparece la inspiración”, creo que muchas veces es el resultado de muchos días previos de trabajo en los que ya hemos descartado ideas y materiales.

Es cierto que hay días mejores que otros. Según cómo nos encontramos de salud, de ánimo, los problemas de nuestro entorno, si hemos podido dormir o no, etc., hacen que unos días sea más fácil concentrarse en el trabajo que otros. Pero solo con un trabajo constante se puede encontrar esa “inspiración” que más bien es la conclusión del proceso de trabajo creativo, un trabajo en el que saber renunciar y descartar ideas es tanto o más importante que aquellas que finalmente se plasman en el resultado final.

¿Qué proyecto tiene previsto para 2022?

Afortunadamente estoy trabajando en varias cosas y todas ellas relacionadas con obras que fusionan electrónica e instrumentos acústicos. Puedo decir que estoy trabajando en un ciclo de obras para piano y electrónica, estoy revisando una obra para txistu, acordeón microtonal, percusión y electrónica, un dúo para saxofón y acordeón y también un concierto para acordeón con electrónica y ensemble con electrónica, así como otros proyectos en perspectiva.