Entrevista a Arkaitz Villar, coordinador de Kultura Live

Kultura Live, asociación de salas privadas de música en directo de Euskal Herria, celebra en 2018 el décimo aniversario de su fundación. Su coordinador, Arkaitz Villar, hace balance en esta entrevista de estos 10 años de trabajo, del presente del sector y de los retos de futuro. En estos momentos Kultura Live se encuentra inmersa en la organización de la Asamblea General de Live DMA -asociación europea de salas- que tendrá lugar en Bilbao entre el 4 y 6 de junio.

-Kultura Live cumple 10 años. ¿Qué balance hacéis desde la asociación?

La verdad es que muy positivo. A lo largo de estos años ha venido cubriendo diferentes necesidades que ha tenido el tejido de salas de música en directo de Euskal Herria; y no hay más que ver todos los proyectos que se han ido creando y realizando. El asentamiento de EHMBE y nuestra incorporación en Live DMA están siendo de gran ayuda.

-¿Cómo fueron los comienzos? Siempre es difícil aunar esfuerzos en torno a un proyecto común.

Creo que tanto en el inicio como después en el desarrollo de la asociación los presidentes y coordinadores han realizado una gran labor. Actualmente Kultura Live representa a la mayor parte de salas de conciertos privadas de Euskal Herria y es fruto del trabajo realizado durante estos diez años. Ha habido momentos para todo.

-¿Se sienten reconocidas a nivel social como agentes culturales que son?

Creo que sí. Tanto el público como los grupos de música y artistas que actúan en nuestras salas reconocen la labor que hacemos; así como nosotros lo hacemos con su trabajo. Como ejemplo puedo hablar del caso Dabadaba que en los escasos cuatro años de existencia ha revolucionado la escena donostiarra; el Kafe Antzokia, una institución en la oferta cultural de Bilbo. El efecto que han tenido espacios como Zentral en Iruñea, San Agustin en Azpeitia y Atabal en Biarritz; la gran labor que realiza Hell Dorado en la escena rock y la Bilbaína Jazz Club en el mundo del jazz. Sin olvidarnos claro del resto de salas: la recuperación de la Sala Tunk de Irun, la consagración del Doka, la historia que retumba en las paredes del Bukowski. La alternativa en los pueblos: Bermeoko Kafe Antzokia, Plateruena y Beikozini. Históricos como la Sala Totem y nuevos socios como el Indara y Le Magneto de Baiona. Y qué decir del potencial que ofrece la sala Santana 27 / Fever.

-¿Cuáles son los desafíos principales de las salas privadas de Euskal Herria que ofrecen música en directo?

En la actualidad no tenemos una ley que facilite la participación de las y los menores en los conciertos. Creo que es el reto principal. Las instituciones deben acelerar este proceso que lleva años bloqueado y que desde Kultura Live llevamos tiempo reclamando. Es difícil de entender cómo esto puede estar así.

-¿Se sienten respaldados por las instituciones?

Creo que falta un reconocimiento institucional al trabajo que realizan las salas de conciertos. Son dinamizadores culturales de sus entornos, además de sociales y económicos. Y es algo que no se tiene en cuenta. Parece que ahora las instituciones apuestan más por los festivales de música pero nosotros trabajamos durante todo el año. Deberían prestarnos más atención.

-¿Cómo ve el futuro de las salas privadas?

Creo que gozamos de muy buenas infraestructuras que nos permitirá seguir gozando de la gran programación de conciertos que tenemos en la actualidad. Pero necesitamos más respaldo de las instituciones.

-Del 4 al 6 de junio Kultura Live organiza en Bilbao la Asamblea General de Live DMA, Asociación Europea de salas de conciertos y festivales de música. ¿Cómo surgió y cuáles son los objetivos de esta asociación?

Live DMA surgió para crear una red de salas de conciertos europea y tiene entre sus objetivos ayudar en la profesionalización del sector, ser reconocidos por las instituciones y crear tejido cultural.

-¿Qué asuntos se van a tratar en la asamblea? ¿Alguno que destacar?

La agenda va a ser apretada y básicamente se tratarán los proyectos a desarrollar en el futuro por parte de la asociación. Servirá también para ver la situación de cada asociación y debatir sobre algunos asuntos que conciernen a la escena de música en directo.

-¿Qué papel tiene Kultura Live dentro de Live DMA?

Somos un agente activo dentro de Live DMA. Además de participar en las decisiones de la asociación y mostrar en Europa el potencial y problemáticas de Euskal Herria participamos  en proyectos como Live Style Europe. Gracias a este proyecto las salas Dabadaba de Donostia y San Agustin de Azpeitia han participado en mesas de trabajo que se han realizado en diferentes ciudades Europeas intercambiando experiencia con salas de otros países. Plateruena de Durango por su parte participó en el seminario Stamp Project celebrado en Chipre en 2016.

El martes 5 de junio Basque Music, plataforma para la difusión exterior de la música vasca, organiza una noche de showcases en el Kafe Antzokia. Un buen momento para que los delegados que acuden a la asamblea conozcan el trabajo que se realiza en Euskal Herria.

La verdad es que sí. Basque Music está realizando una gran labor en la difusión exterior de la música de Euskal Herria y será una oportunidad para mostrar a agentes europeos dos propuestas potentes como son Gatibu y Atom Rhumba. Esperamos que les surja alguna gira gracias a esta muestra.