UNIDAD DE LAS ARTES EN VIVO FRENTE AL COVID-19

En el segundo día del estado de alerta, nos hemos reunido por videoconferencia las asociaciones que representamos a las artes en vivo (por orden de antigüedad): EAB, Eskena, ADDE, Artekale, Besteok, EZE y Musika Bulegoa.

Como ciudadanos y ciudadanas compartimos el empeño común para hacer frente a esta inesperada pandemia del Covid-19, con un agradecimiento especial para todas aquellas personas que desde su profesión y buen hacer están en primera línea en la lucha contra la enfermedad y por el mantenimiento de las constantes vitales de toda la sociedad.

La actividad de la cultura es diferente a la producción industrial. Son diferentes nuestros procesos de creación, de explotación, de relación laboral y seguridad social. Reunimos una diversidad de empresas, colectivos y profesionales creadores apasionados por las Artes en Vivo. Somos cerca de 1.600 empresas, pymes fundamentalmente, y más de 4.000 empleos directos.

A su vez, como profesionales sufrimos el shock especialmente doloroso del apagón súbito y total de la actividad escénica. Con una tesorería ‘mes a mes’ tras la reciente crisis financiera de la que aún estábamos saliendo, en el plazo inmediato este crac arrasará (lo está haciendo ya) salarios y modos de vida. A medio plazo, puede condicionar profundamente nuestro modelo de actividad y afectar irreparablemente al tejido de producción de las artes en vivo post corona virus.

Por ello, las asociaciones del sector firmantes queremos manifestar públicamente nuestro compromiso por la unidad activa de todo el sector. Anunciamos que hemos creado la ‘Mesa por el reinicio de la actividad escénica ZUZENEKO ARTEAK RESET ARTES EN VIVO’. De forma colaborativa, defender codo con codo la integridad de nuestras empresas, compañías y profesionales, y organizar para después la vuelta a la actividad tras la crisis en las mejores condiciones posibles.

 A tal fin, queremos invitar a participar en esta mesa a todas las entidades públicas y privadas relacionadas con la cultura en vivo. De manera especial, solicitamos la participación de la Administración Pública en sus tres niveles: el Gobierno Vasco, las Diputaciones Forales y los Ayuntamientos. La excepcionalidad actual demanda herramientas y esfuerzos excepcionales y afirmamos que es imprescindible establecer un dispositivo que dé respuestas conveniadas, de co-gobernanza, al próximo período de 12-18 meses que tenemos por delante.

El único objetivo de esta acción común es el de salvaguardar todo el tejido de organizaciones y empleo que sea posible para, en la medida de que somos arte en sociedad, volvamos a nuestras responsabilidades: recrear y explicar la existencia, y abrir por medio de nuestros cuerpos espacios para la crítica, la inteligencia y la sensibilidad. Y para el tiempo que se atisba, una contribución clave: recuperar lo colectivo, restañar los vínculos sociales y encontrar la alegría de estar de nuevo juntos.